Varios empleados de Google se enfrentan a penas de cárcel

google-b

Ya tenemos la noticia polémica y sin sentido por parte de la extraña justicia de Estados Unidos. Según se ha publicado en un artículo de New York Times, varios empleados de Google han sido demandados y se enfrentan a penas de cárcel (sí, es posible que empleados de Google vayan a la cárcel) debido a un vídeo que estuvo alojado en Google Video, en el cual salían un grupo de personas burlándose de una persona con el Síndrome de Down.

Ciñéndome a lo que pone en el artículo, varios abogados italianos se quejaron y el vídeo fue retirado. Hasta el momento todo va siguiendo el protocolo normal en los casos en los que un vídeo es publicado en algún sitio web similar a YouTube, ahora la historia debería continuar con los abogados tomando medidas hacia la persona que ha grabado el vídeo, pero realmente la historia sigue otro rumbo.

Tras eliminar el vídeo de Google Video en el cual una persona con discapacidad es vejada por otras personas, los fiscales acusaron a Google de que el vídeo no se tenía que haber publicado. ¿Perdón? ¿Debe Google controlar en tiempo real lo que suben cientos de miles de usuarios en cualquier momento? Si fuera físicamente posible podría entenderlo, pero no creo que sea posible visualizar y aceptar o no tal cantidad de vídeos subidos al mismo tiempo.

Los empleados de Google no tienen ningún tipo de enlace con ese vídeo, es decir, ellos se dedican a hacer su trabajo y simplemente recibieron una queja sobre un vídeo ofensivo para una persona, el vídeo fue eliminado y fin, esto debería de haber acabado aquí para Google, como mucho, colaborar con la justicia dando los datos del usuario que subió ese vídeo. Google redacto un comunicado en cuanto al caso:

Como ya hemos dejado claro en otras oportunidades, nuestros corazones están con las víctimas y sus familiares. Nos complace saber que, como resultado de nuestra cooperación, los matones del video han sido identificados y castigados. Creemos que llevar el caso a tribunales es totalmente erróneo. Es similar a la persecución de los empleados del servicio de correos por las cartas de insultos y amenazas racistas que se envían por correo. Es más, la búsqueda de plataformas neutrales del contenido que se publican en ellos es un ataque directo a un Internet libre y abierto. Seguiremos defendiendo vigorósamente a nuestros empleados en este proceso.

Para finalizar, todo esto acaba en que los empleados:

  • David Drummond, el vicepresidente principal de Google y representante legal principal.
  • George Reyes, antiguo director principal de finanzas de Google.
  • Peter Fleischer, asesor privado global de Google.
  • Ccuatro empleados de Google sin identificar.

Serán citados por la justícia y en el caso de ser declarados culpables, irán a la cárcel. Confío en que esto no ocurra, pues sería una clara injustícia, pero bueno, seguramente esto dará mucho que hablar.

Sacado de: Mashable

Compartir en Google Plus

Acerca de Jorge Bordás

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios