Un uso adicional del Administrador de Tareas

 

Un día apareció el sistema operativo Windows con íconos y ventanas. Eso ayudó Un uso adicional del Administrador de Tareas  1

a que cualquier persona, con conocimientos mínimos, infiriera fácilmente dónde debía hacer click con el ratón. Los archivos borrados “estaban” en el gráfico que mostraba una papelera. Una carpeta era una carpeta. Una libreta era una libreta. Una calculadora era una calculadora. Ahora, todo lo icónico nos resulta familiar. En cambio, al resto de las aplicaciones las miramos con extrañeza, aunque son igual de útiles. Así, por ejemplo, el Administrador de Tareas, entre otras cosas, sirve como recurso básico para detectar un posible malware en nuestra computadora. ¿Cómo detectar un programa malicioso a simple vista?

Primero, abres el Administrador de Tareas. Para hacerlo, presiona las teclas Ctrl+Alt+Supr o Ctrl+Shift+Esc. Asimismo, puedes clickear en el menú contextual de la barra inferior de la pantalla. Luego, eliges la opción correspondiente. Una vez abierta la ventana del Administrador, ve a la pestaña “Procesos”. En la primera columna, se muestra el nombre del archivo. En la última, una breve descripción de cuál es la aplicación o servicio en funcionamiento (Paint, Chrome, Avast!, etc.). Seguramente, reconocerás algunos de los programas que estén en proceso. Los identificas porque los instalaste o porque los tienes abierto en ese instante. Puede que sea un navegador, un antivirus, o un reproductor de música.

Sin embargo, hay filas en la que no figuran datos esclarecedores para el ojo acostumbrado a la representación de los íconos. Al mismo tiempo, ves informaciones, números y nombres raros. La buena noticia es que también podemos familiarizarnos con estos archivos que están en ejecutándose, que ocupan el rendimiento del equipo, pero que ignoramos cuál es su función específica. Pues bien, una vez que tienes identificado el archivo, puedes buscarlo en esta página: Im not a geek. En este sitio, encontrarás un listado de archivos “normales”. Esto te permitirá detectar irregularidades. Si alguno que anotaste figuraba ahí, todo está bien.

En el caso contrario, puede haber problemas o, por lo menos, existe algo sospechoso en tu computadora. Por otra parte, aquella página tiene un buscador. Así que puedes copiar el nombre del archivo que desconoces y ver qué clasificación tiene. El sitio que al que hicimos referencia está en inglés. Por lo tanto, si quieres enterarte de la descripción de algún archivo tendrás que traducirlo o activar alguna extensión de tu navegador. Eso es para quienes se guían por una mayor curiosidad. Acuérdate: si encuentras el nombre en la lista, está dentro de lo normal. Recurrir a un programa como Malwarebytes es la otra opción más avanzada.

Compartir en Google Plus

Acerca de Juan Villegas

*Nací en este mundo y el final ya se sabe. Mientras tanto, aprovecho la vida. Hace unos años, completé mis estudios en Comunicación Social. Además, me interesa la música, la literatura y el cine. Escribo ahí donde encuentro espacio. Publico textos en blogs desde 2007. Tuve acceso a Internet en 1998 con Dial-up y desde entonces las cosas siguen cambiando.
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios