Cuándo utilizar a un perito informático


Estos profesionales son especialistas en ciberdelitos y están encargados de realizar informes técnicos para aportar las pruebas que jueces y abogados necesitan en litigios y procesos judiciales

La tecnología y la informática han revolucionado las sociedades de finales del siglo XX y la del siglo XXI. La vorágine de nuevos programas informáticos, plataformas, chats e innovaciones han hecho que el ser humano conviva con multitud de aplicaciones con las que trabaja y se comunica, dejando en todas ellas un rastro. Debido a esta “dependencia” que tenemos de la tecnología, los expertos informáticos son figuras esenciales para hacer frente y resolver todos los problemas que nos puedan surgir al utilizarlas. Para ayudarnos en estos casos, y sobre todo en situaciones que terminan en juicio, destaca la figura del perito informático judicial.

Este profesional del peritaje informático es la persona que se encarga de dar soporte y asesorar a aquellas personas y organizaciones, ya sean empresas o administraciones públicas, entre otros, que necesitan recibir una ayuda externa a la hora de resolver litigios en caso sede judicial.

En estos casos, los conocimientos y la documentación aportada por el perito informático es esencial a la hora de conseguir las pruebas informáticas necesarias que ayuden al juez a sacar las conclusiones más adecuadas a la hora de resolver el litigio. Debido a este papel clave y a lo delicado de los temas que se tratan, el perito informático es una persona cuya formación tiene que estar avalada.

En concreto, el perito informático debe estar habilitado para el ejercicio de la profesión, requisito para lo que necesita ser Ingeniero Técnico en Informática o bien la de Ingeniero en Informática según el artículo 340 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Además de esta formación, la ley también contempla que puedan ser peritos informáticos quienes posean el Grado en Ingeniería Informática, que da acceso a la profesión de Ingeniero Técnico en Informática, y el Máster en Ingeniería Informática, que da acceso a la profesión de Ingeniero en Informática.

Sin embargo, la titulación no es suficiente a la hora de contar con un profesional de estas características, ya que éste tiene la obligación de estar colegiado en un Colegio de Ingenieros Técnicos en Informática o en un Colegio de Ingenieros en Informática.

Por ello es fundamental asegurarse de la credibilidad y el título del perito informático, ya que se corre el riesgo de que si carece del título homologado la parte contraria puede alegar que el profesional no tiene la formación requerida, pudiendo influir en el juez a la hora de desestimar el informe pericial presentado por dicho perito no competente.

Casos en los que se necesita a un perito informático

Las situaciones en las que son necesarios los peritos judiciales son muy variadas. Sin embargo, los últimos meses se ha detectado un incremento de los casos relacionados con WhatsAPP, la aplicación de mensajería instantánea de referencia mundial. En este punto, el perito judicial Javier Rubio Alamillo está especializado en esta área, ya que dirige uno de los despachos con más experiencia en este campo.

Según explica Javier Rubio Alamillo, “la presentación ante la autoridad judicial de mensajes de WhatsApp es una tarea compleja en la que es necesario demostrar que los mensajes que se desean aportar a un procedimiento judicial no presentan indicios de haber sido manipulados”. Y es que este experto ha demostrado y reflejado que los mensajes de Whatsapp pueden manipularse y eliminarse sin dejar rastro “razón por la cual es absolutamente imposible certificar su autenticidad, por lo que el perito informático únicamente puede asegurar que no existen indicios de manipulación en los mismos”.

En los procedimientos judiciales donde se manejen mensajes a través de Whatsapp “es importante reseñar que es absolutamente imprescindible que éstas hayan sido previamente analizadas en un informe pericial informático, por lo que no es suficiente con presentar transcripciones literales realizadas ante fedatario público, ni fotocopias, ni siquiera el dispositivo original”.

Esto es debido a la Sentencia del Tribunal Supremo 2047/2015 por la que las conversaciones mantenidas a través de redes sociales pueden ser objeto de manipulación y necesitan ser autentificadas por un perito informático.

Otras áreas en las que también tiene cabida el perito informático son el procesos en los que se ha realizado o se intenta demostrar un uso irregular del correo electrónico, la piratería, la violación de la seguridad o privacidad en este ámbito, el borrado intencionado de archivos, la manipulación de software,...

Todos los informes realizados por un perito informático judicial tienen en común que están elaborados con un lenguaje fácil, huyendo de tecnicismos para que su comprensión resulte sencilla para los clientes, abogados y jueces participantes.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios