Spritz: una app para desarrollar la lectura rápida

Spritz: una app para desarrollar la lectura rápida 2

En la modernidad, el mundo empezó a acelerarse con el desarrollo de las máquinas. A fines del siglo XIX, Friedrich Nietzsche alcanzó a percibir esa rapidez. El filósofo del bigote enorme, cuando ya estaba bastante loquillo, anotó en Aurora: “No escribir más que lo que pueda desesperar a quienes se apresuran, es algo a lo que no sólo me he acostumbrado, sino que me gusta, por un placer quizá no exento de malicia”. Su concepto de lectura era análogo al rumiar de una vaca. Para él, había que masticar detenidamente cada palabra en busca de los sentidos renovadores.

En el siglo XXI, otro es el concepto de lectura al que adhiere Spritz. Esta pequeña startup tiende a una representación lectora más cercana a la de Flash. Es que esta aplicación (al igual que otras) ofrece una nueva forma de lectura rápida. “Nuestra tecnología se basa en la ciencia sobre cómo la gente lee, cómo aprendieron a leer cuando eran jóvenes y qué esperan sus ojos cuando está leyendo”, explican desde la página oficial. El beneficio sería leer más en menos tiempo. Una bendición para quienes, a diario, trabajan con textos o simplemente gustan de este hábito.

Luego de años de investigación, la gente de Spritz detectó los defectos de métodos antiguos. Se refieren a la Presentación Rápida de Series Visuales (RSVP), una tecnología de la década del ‘70. Así que resolvieron las deficiencias. Las innovaciones tecnológicas están en la presentación de las palabras individuales. Aseguran que la lectura con RSVP es estresante y que su velocidad es limitada. Aún malgasta tiempo en movimientos oculares y desaprovecha la visión periférica. Por tanto, los ajustes estuvieron en la alineación del texto y en el tiempo de exposición.

En síntesis, la clave de este método reside en ahorrar el tiempo, reduciendo los movimientos oculares, que consumen un el mayor porcentaje de segundos. De esta manera, Spritz permite leer un texto breve aprovechando al máximo las diferentes velocidades. La modalidad consiste en que las palabras van apareciendo de a una, pintadas en un renglón. En las pruebas de la aplicación, según informan desde el sitio, hubo sujetos que llegaron a leer más de 900 palabras por minuto. Por supuesto, se aclara que las velocidades dependen del lector y del contenido.

Tony Buzán en El libro de la lectura rápida asegura que, con las técnicas apropiadas, es posible alcanzar la misma cifra: más de 1000 ppm. También da ejemplos de personas conocidas que lo consiguieron con la práctica. Aquel libro agrega que el cerebro es el que lee y que los ojos son las complejísimas lentes que él usa. En este sentido, los lectores super rápidos del futuro serán “lectores cerebrales”, porque utilizarán todo el alcance de su visión periférica y de su “percepción ciclópea”.

Spritz se suma a ese futuro veloz. No obstante, habría que definir qué se entiende por lectura. En este caso, leer es saber interpretar signos y comprender el significado que ofrecen dispuestos en un texto. El uso de estas técnicas de lectura rápida son útiles para la búsqueda de información concreta en libros, diarios, revistas y mensajes varios. Por lo pronto, la aplicación descripta vendrá instalada en los productos que Samsung venderá en abril: el smartphone Galaxy S5 y el smartwatch Gear 2.

Compartir en Google Plus

Acerca de Juan Villegas

*Nací en este mundo y el final ya se sabe. Mientras tanto, aprovecho la vida. Hace unos años, completé mis estudios en Comunicación Social. Además, me interesa la música, la literatura y el cine. Escribo ahí donde encuentro espacio. Publico textos en blogs desde 2007. Tuve acceso a Internet en 1998 con Dial-up y desde entonces las cosas siguen cambiando.
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios