Cada vez más aplicaciones hackean nuestras redes sociales

Tus cuentas en Instagram, Facebook o Whatsapp ya no están seguras  

Muchas personas han convertido a las redes sociales y la mensajería instantánea en su medio de comunicación favorito para hablar con familiares y amigos de forma cotidiana. Para algunos ciudadanos es un instrumento de trabajo y para muchos otros una de sus principales formas de relacionarse socialmente.

Pero, de forma paralela a este boom de las redes sociales como un elemento más de nuestra vida diaria, han surgido aplicaciones que buscan espiarnos y hackear nuestros datos en Facebook, Whatsapp, Instagram o incluso lograr acceso a cuentas de plataformas de transmisión de películas y series como Netflix. Cada vez es mayor el número de estos programas espías y es importante conocerlos para tomar medidas de protección.

Aplicaciones que hackean Facebook

Entre las aplicaciones para hackear Facebook en 2018 cabe mencionar a FaceHackear. Se trata de un software creado por hackers que permite, de forma gratuita y anónima, hackear Facebook: solo hace falta ingresar la URL del usuario para empezar el proceso de descarga de datos.

Algunas personas utilizan esta aplicación con fines inocentes, como recuperar una contraseña perdida, pero otras tienen objetivos mucho menos nobles, como vengarse de una ex pareja o de un amigo con el que han acabado discutiendo.

Las motivaciones para espiar Facebook pueden ser muy variadas pero, si no quieres ser una víctima más de esta agresión a tu intimidad, es mejor que tomes medidas. Entre las acciones de prevención más sencillas se encuentran cambiar tu contraseña de forma periódica, no intercambiar información sensible a través de la red y no hacer caso de enlaces sospechosos. Respecto a este último punto, es muy habitual recibir links en el correo electrónico con información sobre improbables premios y gangas. Estos links nunca deben ser abiertos.

Programas que espían Instagram y Whatsapp

También hay programas que tratan de hackear las conversaciones de Whatsapp o los contenidos más sensibles de cuentas de Instagram. Son también herramientas de uso muy fácil, accesibles para cualquier usuario, sin necesidad de conocimientos técnicos.

Para espiar Whatsapp solo hace falta introducir el número de la persona que se quiere hackear y esperar a que lleguen resultados. El proceso dura solo unos segundos y, una vez terminado, proporciona información de los mensajes de chat, imágenes, mensajes grabados e incluso localización en tiempo real. Esta información es almacenada de forma automática y subida a un servidor privado.

Es habitual que personas que desconfían de su pareja, empleados, hijos o familiares trate de utilizar estas aplicaciones para obtener información reveladora.

Por último, en cuanto a las cuentas de Instagram, el procedimiento es igual de sencillo: solo hace falta introducir la URL de la cuenta de Instagram para obtener datos de mensajes, fotos y stories.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios