El email marketing con la nueva legislación sobre protección de datos


Desde el 25 de mayo de 2018 ha entrado en vigor un nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) que deroga la Directiva 95/46/EC sobre la Protección de Datos de Carácter Personal por la que se rigen las empresas hasta la actualidad.

Esta nueva ley pone el foco ya no solo en empresas europeas que traten con datos de ciudadanos de la Unión Europea, sino también hacia empresas no europeas que trabajen con información de carácter personal de personas residentes en Europa, como son los casos de Google, Apple o Facebook.

¿Cuál es el ámbito de aplicación del RGPD?

El RGPD se aplicará a todo tratamiento de información personal cuando el establecimiento del responsable o encargado se encuentre en la Unión Europea. La normativa también incluye a esos datos de individuos residentes en la Unión, independientemente de donde estén localizado el responsable o encargado, siempre que el tratamiento consista en la oferta de bienes y servicios a residentes o bien cuando se pretenda controlar su comportamiento.

¿Cómo afecta el RGPD al email marketing?

Esta nueva normativa afecta también al e-mail marketing en cuanto a que esta herramienta se basa en la gestión de contactos. En el apartado de captación de contactos, hay que hacerlo con una finalidad específica, y así debe quedar reflejado en los formularios de contacto. Las direcciones de email profesionales también serán consideradas datos de carácter personal.

Con este nuevo reglamento, es necesario obtener una autorización por parte del receptor final para el envío de comunicaciones comerciales por vía electrónica, esto es, vía mail. Para cumplir con el RGPD, hay que ser extremadamente transparente con el suscriptor.

En este sentido, habrá que incluir una casilla de verificación desmarcada por defecto con la política de privacidad, y explicar claramente que el email va a pasar a formar parte de una base de datos que recibirá comunicaciones de la marca.

También se introducen cambios en los envíos destinados a menores de edad. Así, las empresas que venden productos o servicios enfocados a menores (videojuegos, aplicaciones, juguetes), deberán obtener el consentimiento de al menos uno de los progenitores para recabar datos acerca de sus gustos, preferencias o intereses. Y la información debe ser facilitada a través de un lenguaje claro, senillo y transparente.

Todas estas medidas están encaminadas a lograr campañas de email marketing más efectivas y rentables, así como la generación de bases de datos menos voluminosas pero más eficientes, donde los suscriptores muestren mayor afinidad y engagement con las marcas.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios