Twitter prohibió a Flattr usar la red como sistema de pagos directos

El pasado martes, desde la dirección de Twitter se dio a conocer el bloqueo formal y definitivo hacia la aplicación Flattr, por violar sus políticas y sacar rédito económico aprovechando las características que la red social del pajarillo posee. Para aquellos que no llegaron a conocerlo, Flattr es ni más ni menos que un servicio de “pago”, en el que la gente podía cobrar montos de dinero tan solo logrando que sus tweets sean marcados como favoritos por otros usuarios en línea.

Esta medida, se convierte en una nueva acción dentro de la ya reconocida estrategia elaborada por Twitter a fin de construir un muro en torno a sus ingresos e impedir así que otras compañías logren, a partir de herramientas y aplicaciones como la antes descripta, consigan ganancias económicas a partir de las bondades que la red social presenta. Esta política desarrollada por la empresa, se ha visto acrecentada con mayor intensidad desde la adquisición de TwetDeck, a mediados del año 2011.

Flattr se describe a sí mismo como un “servicio de micro donaciones sociales”, cuyo objetivo no es otro más que el de “ayudar a los creadores a que se les pague por su contenido digital”. Los internautas que se unen a Flattr, se encargan de establecer un presupuesto mensual y luego hacen clic, hasta el momento únicamente incluyendo tweets como favoritos en Twitter, para indicar su aprobación hacia el creador de dicho contenido y enviar su aporte económico. Sobre el final de cada mes, el presupuesto es distribuido entonces entre los destinatarios. En las últimas horas, el co-fundador de Flattr se quejó de la jugada en el blog de la compañía, diciendo: “Creemos que hemos generado una hermosa manera de apoyar a los creadores a través de los favoritos en la red social. Twitter no lo hizo. Así que estamos muy tristes de anunciar que a partir de hoy (16 de abril 2013) al mediodía CET vamos a eliminar la posibilidad de dar Flattr a los tweets, según las instrucciones de Twitter”

Flattr necesita una clave de API,  en esencia una contraseña para la base de datos de Twitter, con el fin de proporcionar la funcionalidad en torno a las recompensas para los favoritos. Sin eso, su tarea es imposible, y Twitter se ha encargado de retirar dicha autorización.

Compartir en Google Plus

Acerca de Luciano Villarroel

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios