Cinco consejos para usar con precaución la webcam

Cincos consejos para usar con precaución la webcam 1

Cincos consejos para usar con precaución la webcam 1

 

La cámara web es un dispositivo que permite nuevas formas de comunicación a distancia, pero también hay que tomar algunos recaudos al momento de usarla porque existen ciertos riesgos. Para estar preparados, conviene pensar la webcam como si fuera un “ojo público” que puede capturar información audiovisual del ámbito privado para enviársela a un interlocutor (a otra persona).

 

Recomendaciones básicas de seguridad

 

1. Considerar la información de contexto que la webcam puede estar transmitiendo. Este dispositivo, además de mostrar la imagen de tu cara, ofrece otros datos, como por ejemplo tu edad, tu tipo de ropa, aspectos de tu casa, rasgos de personas que aparecen en segundo plano, fotografías familiares o de otra clase que pueden ser usadas por chantajistas y personas con malas intenciones.

2. Tratar de usar la cámara con interlocutores de máxima confianza y personas con las que se interactuará en un marco formal, como una videoconferencia de una institución educativa o de una empresa. También conviene alejarse de las salas de chat donde se hallan personas de las que ignoramos sus datos básicos y evitar comportamientos que no se harían en público.

3. Tener en cuenta que la transmisión de una webcam puede grabarse del otro lado. Este aspecto es evidente pero suele olvidarse con frecuencia, sobre todo por las personas más jóvenes. Entonces, es importante recordarlo, porque la secuencia de comunicación puede seguir cuando se apaga la cámara, ya que, al ser reproducida, otros pueden convertirse en espectadores de ese intercambio.

4. Mantener tu ordenador sin malware para evitar activaciones remotas. En efecto, existen programas maliciosos que permiten manipular la cámara a distancia, incluso sin delatar su funcionamiento, ya que la luz de encendido permanece apagada. Otro consejo es girar la webcam hacia un ángulo cerrado cuando no se usa o taparla con cinta adhesiva para evitar esas capturas no deseadas.

5. Asegurarse de que la imagen de la otra persona que se transmite por la webcam no sea una grabación, porque en ese caso la imagen propia queda expuesta, mientras que la del otro es una representación falsa. Por lo tanto, uno de los recursos para constatar esa circunstancia es pedirle a la otra persona que realice alguna acción particular o un gesto demostrativo.

Compartir en Google Plus

Acerca de Juan Villegas

*Nací en este mundo y el final ya se sabe. Mientras tanto, aprovecho la vida. Hace unos años, completé mis estudios en Comunicación Social. Además, me interesa la música, la literatura y el cine. Escribo ahí donde encuentro espacio. Publico textos en blogs desde 2007. Tuve acceso a Internet en 1998 con Dial-up y desde entonces las cosas siguen cambiando.
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios