Consejos para crear contraseñas seguras y aplicaciones para evaluarlas

Person puppet opening lock by a key

Person puppet opening lock by a key

 

No existen contraseñas infalibles, pues hasta el momento la mayoría de los sistemas son vulnerables. Puedes leer los efectos de esa desgracia en las noticias sobre los servicios que son atacados con cierta frecuencia. A los usuarios de Internet sólo les queda lamentarse del hecho o bien gritar algún insulto al rostro anónimo que hizo la jugada. Lo cierto es que no sólo son humanos los que pueden ingresar de improviso a tu cuenta: también existen programas que se encargan de esa tarea ingrata, pero ese problema no nos quita la responsabilidad de crear contraseñas seguras.

 

¿Qué es una contraseña segura?

 

Es aquella que sea difícil para que otra persona la pueda descifrar. Ya habrás escuchado o leído que para eso resulta conveniente alternar letras (a), números (1) y signos (¿?). Además, el mínimo es de ocho caracteres, pero el caso es que solemos tener varias cuentas en distintos sistemas (laborales, educativos, servicios de Internet). Entonces, memorizar una contraseña compleja se convierte en una tarea adicional, y tampoco deberías usar la misma para todos tus accesos, pues lo ideal sería que tengas una diferente para cada instancia en la que te registras.

Busca una clave que hasta para ti sea difícil, como por ejemplo, w+h5*ñk>8… Tampoco exageres, porque si te resulta complicada de recordar, tú también quedarás afuera y sería como cerrar el candado y tragarte la llave. Claro que puedes recurrir a una opción sensata: anotar la contraseña. Tendrías que tener como una libreta o una colección de papelitos sueltos. Eso sí: más vale que no pierdas ninguno, porque si la escribes, otro recaudo es que la mantengas en lugares ocultos para otras personas (lo mismo para el momento en que la tecleas).

El consejo anterior te parecerá una obviedad, pero nada es tan obvio en este mundo. Nunca falta la persona despistada que escribe su clave y la pega en alguno de los vértices del monitor. O que la guarda entre otros papeles en el cajón de su escritorio. Otro consejo es huir de los lugares comunes: evita el conteo progresivo (1,2,3,4), evita tu nombre y tu fecha de nacimiento, evita la invocación de familiares y parejas, evita el número de documento o pasaporte. Si quieres evaluar el nivel de seguridad de tu contraseña, puedes ponerla a prueba aquí, aquí o aquí.

Compartir en Google Plus

Acerca de Juan Villegas

*Nací en este mundo y el final ya se sabe. Mientras tanto, aprovecho la vida. Hace unos años, completé mis estudios en Comunicación Social. Además, me interesa la música, la literatura y el cine. Escribo ahí donde encuentro espacio. Publico textos en blogs desde 2007. Tuve acceso a Internet en 1998 con Dial-up y desde entonces las cosas siguen cambiando.
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios