Incisión sobre los modelos de agregadores de noticias democráticos y privados

zz5d279508.jpg

Con la reciente polémica a raíz de las declaraciones del fundador de Slashdot, Rob Malda, creo que es el mejor momento para hacer una pequeña incisión en el asunto y consultar cómo está ahora mismo el panorama de las Webs 2.0 de noticias. Todos los modelos han evolucionado -eso está claro-, pero no hace falta ir muy lejos para encontrarse dos modelos que, aunque tienen la misma finalidad, cuentan con métodos muy distintos.

Los casos más conocidos a nivel internacional son especialmente Slashdot y Digg. Mientras que uno cuenta con un selecto grupo de editores que decide cuál es la noticia que sale a la luz -de las miles de enviadas-, en éste último todo funciona de manera democrática. Es decir, los usuarios votan según les guste o no la noticia, y si llega a un determinado número de votos y al famoso karma, ésta sale a la luz.

No obstante, y aunque el modelo -muy seguido en la actualidad- por Digg suena a que es el más democrático, tiene puntos que pueden llegar a ser totalmente inflexibles y que pueden convertir el portal en una completa herramienta de manipulación legal por parte de pequeños grupos de usuarios. Pongamos un ejemplo:

Imaginemos que tenemos a un pequeño grupo de usuarios que son muy influyentes (tanto por nombre como por karma, capacidad de votación…) que están en contra de Apple. Si todos esos usuarios votan en contra de todas las noticias a favor de la compañía que intenten salir a la luz, nunca lo harán. Por otra parte, la tecnología de Slashdot no permite esto porque lo determinan un número de usuarios y editores, pero que suelen tener diferentes puntos de vista y al fin y al cabo, suelen salir de todo tipo, aunque como en cualquier lado, también hay excepciones (muchísimas)

Ahora la pregunta que deberíamos hacernos… ¿cuál de los dos modelos es mejor? A la hora de integrarse en un portal de estas características o formar uno propio hay que tener muy claro ambos conceptos, ya que de ello dependerá nuestra capacidad de integración con la web.

Un caso muy sonado en el panorama nacional es menéame y el asunto muy sonado que salió público hace poco gracias Ricardo Galli, en el que destapó la trama de un grupo de usuarios que hacía autopromoción en el agregador de noticias español. Es un buen ejemplo del poder que pueden llegar a tener unos usuarios en un portal de este estilo.

Como nota, los últimos informes de tráfico demuestran una aplastante superioridad de Digg frente a Slashdot. Puedes leer las declaraciones de Malda en el blog Bits del NY.

Compartir en Google Plus

Acerca de Daniel Piñas

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios